lunes, 30 de marzo de 2015

Derecho de familia

Derecho de familia
El Derecho de Familia aglutina aquellas normas que regulan las relaciones personales y patrimoniales de los miembros que integran la familia entre sí y en su relación con terceros.

El matrimonio, como institución, es un vínculo o contrato civil entre dos personas con los derechos y obligaciones que la ley les confiere. Aunque creado con intención de durabilidad, las estadísticas ponen de manifiesto que en la actualidad están aumentando los casos de separaciones y divorcios.


SEPARACIÓN
En los casos en los que el matrimonio no funciona, la separación es el sistema legal primero que se accede antes de llegar al divorcio, normalmente. Está diseñada por si los cónyuges se arrepienten de su primera decisión y reconsideran la reconciliación y no la ruptura definitiva. Supone una interrupción del vínculo matrimonial.

La separación puede ser de dos maneras:

De hecho: cesa la convivencia marital sin más
• De derecho: además de cesar la convivencia de hecho, ésta está reglada según lo acordado en la ley.
    A su vez, ésta puede ser:

    •  De mutuo acuerdo: hay un convenio regulador integrado por los acuerdos a los que han llegado los cónyuges para esta nueva situación. No obstante, este convenio regulador ha de ser presentado ante el Juez.

    • Contenciosa: será el Juez quien decida la forma de regirse la nueva situación ante la falta de acuerdo por los cónyuges.

      Los efectos que se producen en la separación son:

      • Cese de la vida en común.
      • Extinción del régimen económico de bienes gananciales, si es por el que se regía el matrimonio.
      • Revocación de todos los poderes de forma recíproca.
      • Cambio del uso y disfrute de la vivienda conyugal.
      • Patria potestad de los hijos, su guardia y custodia.
      • El establecimiento de las pensiones de alimentos a favor de los hijos y compensatoria a favor de uno de los cónyuges.

        DIVORCIO

        El divorcio supone la anulación del vínculo matrimonial, es decir, la disolución del matrimonio permitiendo a los cónyuges contraer un nuevo matrimonio civil.

        Actualmente la solicitud de divorcio no se ha de ajustar a una de las causas que enumeraba la ley. Hoy en día es suficiente con que uno de los cónyuges, o ambos, manifiesten su voluntad de cesar en el matrimonio.

        La ley de divorcio de 2005 permite divorciarse directamente sin tener que separarse judicialmente con anterioridad, pero necesitarán haber pasado tres meses desde la fecha en que contrajeron matrimonio.

        En cuanto a los efectos que produce el divorcio, además de los mismos que en la separación, implica la pérdida de las obligaciones y derechos de la unión marital: derechos sucesorios, pensión de viudedad…, pero no anula las obligaciones con los descendientes ya que éstas se deben a la relación de parentesco.

        El divorcio, como la separación, también puede ser de mutuo acuerdo o contencioso:

        Divorcio de mutuo acuerdo:
        Es un procedimiento sencillo que necesita de los siguientes requisitos:

        • Los cónyuges han de estar de acuerdo, plasmar las condiciones en un convenio regulador y ratificarlo ante el Juez
        • El convenio regulador: en él se han de plasmar las consecuencias del divorcio: reparto de bienes, relaciones con los hijos,…
        • Que hayan transcurridos tres meses desde la fecha en que se contrajo matrimonio.
          La ventaja principal es la agilidad y rapidez, pudiendo divorciase incluso por Internet.


          Divorcio contencioso:
          En éste los cónyuges son incapaces de ponerse de acuerdo en la disolución del matrimonio y uno de ellos solicita el divorcio ante el Juez con la demanda de divorcio. Al no haber acuerdo, tampoco hay convenio regulador por lo que el Juez, una vez vistas las pruebas aportadas por las partes, dictará sentencia que recogerá la disolución del matrimonio y las reglas de funcionamiento de los ex cónyuges.


          CONVENIOS

          • Convenio prematrimonial: son los adoptados por los cónyuges antes de contraer matrimonio y tienden a evitar posteriores conflictos ante la ruptura del mismo. Para que sean válidos, no pueden ir contra la ley, la moral ni el orden público.

          • Convenio regulador: puede incluir:

          - La patria potestad de los hijos, régimen de visitas,…
          - El uso de la vivienda y el ajuar familiar
          - La liquidación del régimen económico matrimonial
          - La división de los bienes matrimoniales
          - La atribución del uso de los bienes compartidos o gananciales
          - La atribución del uso de los bienes privativos
          - La contribución a las cargas del matrimonio
          - La guarda y custodia de los hijos

          Safe Creative #1506300186370

          AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


          Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información