lunes, 21 de septiembre de 2015

EL TESTAMENTO OLÓGRAFO: CONCEPTO Y PROTOCOLIZACIÓN

EL TESTAMENTO OLÓGRAFO: CONCEPTO Y PROTOCOLIZACIÓN
Conforme al artículo 678 del Código Civil,
se llama ológrafo al testamento cuando el testador lo escribe por sí mismo en la forma y con los requisitos que se determinan en el artículo 688
del citado Código.

¿En qué consiste la adveración y protocolización del testamento ológrafo?

Como sabemos, el testamento ológrafo es un documento privado. Es por ello que para la plenitud de sus efectos se requieren la adveración y protocolización.

Deberá protocolizarse, presentándolo al Juez de primera instancia del último domicilio del testador, o al del lugar en que éste hubiese fallecido, dentro de cinco años, contados desde el día del fallecimiento; no siendo válido sin este requisito.

El plazo de cinco años es de caducidad inexorable. Además, el testamento podría devenir nulo por omisión de alguna formalidad. No obstante, ante esta última circunstancia se ha de denegar la protocolización si se ha comprobado la identidad.

Finalmente si se deniega dicha protocolización, los interesados disponen de una acción personal a ejercitar en juicio declarativo solicitándola, con un término de prescripción de quince años, que comienza a computarse desde la denegación.

Safe Creative #1506300186370

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información