domingo, 8 de enero de 2017

Despacho de abogados: divorcios contenciosos

Despacho de abogados: divorcios contenciosos
Los miembros de la pareja que necesitan asistencia legal cuando desean divorciarse, deben ponerse en manos de profesionales de alta cualificación. Un despacho de abogados especializados en divorcios contenciosos, le atiende en Sevilla para poner fin, de la manera más adecuada para Vd., a una situación que en gran parte de los casos supera el plano material. En algunos divorcios sin acuerdo, una o ambas partes sufren también en el aspecto psicológico, un sufrimiento que puede ser mitigado si las acciones legales se agilizan y los plazos se acortan. Lo ideal sería un divorcio de mutuo acuerdo o express, pero como no siempre es posible, los abogados especialistas en Penal y Familia deben prepararse para todo tipo de situaciones.

Si bien es cierto que hay diversos puntos comunes en los divorcios de carácter contencioso, también hay que decir que los casos son muy diversos y que los especialistas han de tender siempre a la personalización y las acciones a la medida. Por ejemplo, puede darse el caso o no de la presencia de hijos o personas a cargo.

Las personas dependientes son uno de los factores fundamentales en muchas situaciones, dándose circunstancias como que las dos partes reclaman la guarda y custodia de los menores. Al haber roto el vínculo matrimonial y por tanto el convenio regulador, será el juez quien decida en última instancia. Se tratará de una decisión tomada en base a criterios relacionados con pruebas expuestas por (entre otros) los abogados especializados en Familia.

Estos se encargarán de representar al cliente en todos los aspectos del divorcio contencioso, incluyendo toda acción relacionada con asignaciones y reparto de bienes. Hay que tener muy presente que, tras las disoluciones matrimoniales, la familia debe resentirse lo menos posible, esto es, los miembros de la pareja y los menores deberán en todos los sentidos, obtener una calidad de vida y económica acorde a lo necesario, a pesar, como decimos, de la supresión del vínculo matrimonial y de lo acordado en el convenio regulador.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Divorcios de mutuo acuerdo

Divorcios de mutuo acuerdo
Si un matrimonio se dan cuenta de que tienen diferencias y no ven cómo solucionarlo, llegan a la conclusión de que lo más adecuado es acabar definitivamente con su vínculo matrimonial, le recomendamos que acuda a un bufete de Abogados con amplios conocimientos en esta clase de temas.

Cuando los dos miembros del matrimonio coinciden tanto en la decisión de separarse como en las próximas decisiones que vendrán después, éste será un divorcio denominado de mutuo acuerdo, que siempre es más rápido y más barato que los divorcios contenciosos, porque no hay peleas entre los cónyuges.

Ambos miembros del matrimonio deberán tomar decisiones y alcanzar el pacto en diversos temas, como los relacionados con el futuro de sus menores a su cargo, la guarda y la custodia y, de cara al progenitor no custodio, decidir el régimen de visitas y la pensión alimenticia.

Obligatoriamente habrá que poner fin al régimen económico matrimonial y repartir de los bienes gananciales de la forma más justa posible.

Cuando no surgen riñas entre la pareja, trataremos con un proceso rápido, sabiendo que las decisiones son importantes.

Los temas acordados en esta clase de divorcio estarán reflejados en el convenio regulador, que estipulará las normas en las que se regulará la siguiente fase de la relación entre los cónyuges y con sus vástagos desde el momento del divorcio. Si se respetan, no encontraremos ningún problema a partir de entonces.

El convenio regulador se añadirá a la solicitud de divorcio ante un juez y al corroborar la voluntad de ambos miembros de la pareja, será ratificado.

Si está interesado en conocer información más personalizada sobre el divorcio de mutuo acuerdo, contacte con con nuestros abogados en Sevilla y solicite una cita, estamos a su disposición para ayudarle.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Divorcios de mutuo acuerdo

Divorcios de mutuo acuerdo
Si un matrimonio han visto que tienen discusiones y no tienen solución, deciden que lo más beneficioso es poner fin definitivamente con su vínculo matrimonial, le aconsejamos que acuda a un bufete de Abogados especialistas en esta clase de situaciones.

En la situación en la que ambos miembros de la pareja coinciden tanto en la decisión de separarse como en las próximas decisiones que deberán tomar, éste será un divorcio denominado de mutuo acuerdo, que siempre es más rápido y menos costoso que los divorcios contenciosos, gracias a que no hay conflictos entre los cónyuges.

Ambos integrantes de la relación tendrán que decidir y alcanzar el consenso en diversos temas, como los relacionados con el bienestar de sus hijos, la guarda y la custodia y, para el progenitor que no obtenga la custodia, dejar claro el régimen de visitas y la pensión alimenticia.

En consecuencia habrá que liquidar el régimen económico matrimonial y hacer una distribución de los bienes de ambos de la forma más equitativa posible.

Cuando no existen discusiones entre la pareja, estaremos ante un proceso de rápida resolución, sabiendo que las decisiones son trascendentes.

Todos los acuerdos que se decidan en esta clase de divorcio estarán reflejados en el convenio regulador, que estipulará las normas en las que se basará la siguiente fase de la relación entre los cónyuges y con sus niños menores desde el momento de la sentencia del divorcio. Si se acatan, no encontraremos ningún inconveniente posteriormente.

Dicho convenio regulador se adjuntará a la demanda de divorcio ante un juez y tras verificar la voluntad de ambos miembros de la pareja, se procederá a su ratificación.

Si está interesado en conocer información más personalizada sobre este tipo de divorcio, contacte con con nuestros abogados en Sevilla y solicite una cita, estamos a su disposición para asesorarle.

martes, 13 de septiembre de 2016

Las medidas provisionales: adelantándonos al divorcio

Las medidas provisionales para el divorcio son una figura jurídica que, en esencia, tiene como finalidad que en lo que dura un proceso de divorcio, que en Sevilla viene oscilando entre tres meses y un año, las cuestiones relativas a los menores y otros asuntos básicos del matrimonio queden provisionalmente reguladas. Esto se consigue de la siguiente manera.

El abogado, previamente a interponer la demanda de divorcio o conjuntamente con ésta, presenta otro escrito al Juzgado solicitando las medidas que se deberían regular de forma más urgente. De esta manera, en el lapso de tiempo más breve posible, se celebra un juicio antes del juicio - por así decirlo- en el cual se debate sobre dichas medidas. Lo que se obtiene es una especie de sentencia provisional que sirve mientras que no se celebra el juicio de divorcio definitivo. Así, aunque luego el juicio principal dure varios meses, al menos lo más importante ya ha quedado fijado.

Las medidas provisionales nos dan, además, una idea bastante aproximada de cuál será el tenor de la sentencia, ya que en la mayoría de casos -al menos ésta es la experiencia de este despacho de abogados en los juzgados de Sevilla- temas como la atribución de la guarda y custodia, el derecho de visitas, el uso de la vivienda conyugal y la pensión de alimentos suelen ser idénticas en la resolución judicial de dichas medidas que en la sentencia definitiva de divorcio.

Por lo tanto, si está pensando en divorciarse y en ponerse en manos de un abogado, le recomendamos que consulte con nuestros profesionales expertos en derecho civil.

En nuestro despacho de abogados en Sevilla, nos hemos especializado en separaciones y divorcios, y podemos ofrecerle el apoyo y asesoramiento completo en todos los trámites del divorcio, desde el principio hasta la sentencia final, y posteriores problemas que puedan surgir.

Le ofrecemos el mejor seguimiento de sus problemas relacionados con el divorcio. No lo dude más, ¡visítenos!

sábado, 13 de agosto de 2016

¿Tener hijos influye en el divorcio?

La variable número de hijos es una variable que ha proporcionado muchos quebraderos de cabeza en las investigaciones sobre el divorcio. La bibliografía reciente señala que en Estados Unidos las uniones sin hijos se asocian a mayores grados de inestabilidad, que el primer hijo reduce la probabilidad de divorcio, y que este efecto preventivo no se observa para los hijos de otro rango. En otros países como Suecia, los expertos señalan que tanto el número de hijos como la edad del más pequeño tienen un efecto en la propensión al divorcio, de forma que las parejas con dos o más hijos tienen un menor riesgo de experimentar un divorcio comparado con las que no tienen un hijo o sólo uno, y que cuanto más joven es el hijo menor, menor es la probabilidad de divorcio. En nuestro caso, España, se han testado alrededor de una decena de diseños de esta variable en diferentes modelos de regresión logística, teniendo en cuenta el número de hijos y si el menor se situaba bajo el umbral de una u otra edad determinada.

Los resultados han sido desiguales y poco clarificadores de una determinada tendencia. Puesto que se es todavía reacio a descartar un efecto claro del número de hijos y de la edad de éstos en la propensión al divorcio en España, se ha optado por incluir en los análisis la variable de la forma más sencilla, distinguiendo tan sólo el número de hijos, mientras no se resuelva y estudie esta cuestión con más profundidad.

Por tanto, en España parece dibujarse un patrón distinto: el riesgo de ruptura es mayor si se tiene un solo hijo que si no se tienen hijos, aunque este último es mayor que si se tienen dos hijos. El riesgo parece volver a incrementarse a partir de tres hijos o cuatro y más hijos, situándose al nivel del riesgo que tienen las que no tienen hijos.

jueves, 14 de julio de 2016

¿Qué bienes me corresponden tras el divorcio?

Cada cónyuge tendrá derecho a que se incluyan con preferencia en su haber hasta donde éste alcance:
  • Los bienes de uso personal (salvo las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor, que no se incluirán dentro de este supuesto porque son considerados bienes privativos de cada cónyuge, no son patrimonio común).
  • La explotación económica que gestione de modo particular (salario).
  • El local donde hubiese venido ejerciendo su profesión.
  • En caso de muerte del otro cónyuge, la vivienda donde tuviese la residencia habitual.
En los casos 3º y 4º podrá solicitar el cónyuge, a su elección, que se le atribuyan los bienes en propiedad o que se constituya sobre ellos a su favor un derecho de uso o habitación. Si el valor de los bienes o el derecho superara al de haber del cónyuge adjudicatario, deberá éste abonar la diferencia en dinero.

Una vez admitida la solicitud de liquidación, se citará a los cónyuges para que comparezcan ante el Secretario Judicial y lleguen a un acuerdo sobre el reparto. Si uno de los cónyuges no comparece sin justificación se entenderá que está conforme con la propuesta de liquidación que efectúe el cónyuge que haya comparecido.

Si no llegan a un acuerdo sobre este extremo, se procederá al nombramiento de contador mediante comparecencia de los interesados ante el Secretario Judicial, si las partes no se ponen de acuerdo sobre la persona que debe ejercer dicho cargo, se designará por sorteo entre abogados ejercientes con especiales conocimientos sobre la materia y con despacho profesional en el lugar del juicio. También, y por los mismos procedimientos se procederá, si fuera necesario, al nombramiento de peritos, nunca más de uno para cada clase de bienes, para que procedan a valorarlos.

Si desea recibir asesoramiento sobre esta materia, no dude en visitar nuestro despacho de abogados en Sevilla, estamos aquí para ayudarle.

viernes, 24 de junio de 2016

¿Qué son las medidas provisionales?

En muchos casos, una vez iniciados, o incluso justo antes del inicio del divorcio, es muy complicado mantener la situación que existía durante la vida normal del matrimonio. Problemas de convivencia, o de diversa índole, hacen necesaria la adopción de un cierto número de medidas que permitan, en lo posible, mantener un cierto grado de normalidad hasta la terminación del proceso mediante la respectiva sentencia.

Es por ello que el Código civil establece la posibilidad de que se adopten medidas que permitan la conservación y gobierno de los intereses de ambos cónyuges.

Estas medidas se dividen en tres partes:
  • Medidas Provisionales Previas: en los casos en que una de las partes lo estime necesario, podrá solicitar al Juez la adopción de ciertas medidas, incluso antes de la presentación de la demanda de nulidad, separación o divorcio. Para formular la solicitud de estas medidas no será necesaria la intervención de Abogado ni Procurador; el cónyuge directamente se dirigirá al Juzgado de Primera Instancia del municipio en el que se encuentre el domicilio familiar.
  • Respecto a los hijos comunes sujetos a patria potestad: determinar a cargo de cuál de los cónyuges quedarán los hijos, y la manera en que el otro cónyuge podrá visitarlo y cumplir con el deber de velar por ellos.
    Excepcionalmente los hijos podrán ser encomendados a los abuelos, parientes u otras personas que así lo consintieren, o incluso a una institución pública.
  • Respecto a las cargas del matrimonio (los gastos necesarios para el sostenimiento de la familia y el hogar conyugal): fijar la forma en que cada cónyuge deberá seguir contribuyendo a ellas y la manera en que se actualizarán esas cantidades, además de disponer las garantías, depósitos, retenciones u otras medidas cautelares convenientes, a fin de asegurar la efectividad de lo pactado.
Si quiere conocer los siguientes pasos, no dude en visitar nuestro despacho de abogados en Sevilla. Se lo contamos.

Safe Creative #1506300186370

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información