SEPARACIÓN DE HECHO VS ABANDONO FAMILIAR

Junto a la separación judicial existe la separación de hecho, que se produce cuando cesa la convivencia entre los cónyuges, sin que exista pronunciamiento judicial al respecto.

La separación de hecho puede producirse por mutuo acuerdo, o por decisión unilateral. En este último supuesto, cuando uno de los cónyuges abandone el domicilio familiar, no supone necesariamente que este cónyuge incurra en el delito de abandono de familia. Para ello, es preciso que dicho cónyuge deje de cumplir los deberes de asistencia inherentes a la patria potestad o de prestar la asistencia legalmente establecida para el sustento a sus descendientes o cónyuge.

En este sentido, la separación de hecho supone no solo el cese de convivencia, sino también la desaparición de la voluntad de los cónyuges de vivir juntos, de mantener la comunidad de vida matrimonial.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE